Son chin..deras

Si hay algo que me molesta de sobre manera es que jueguen con mi tiempo, que en mi caso, al ser freelance, también significa dinero.

Ayer en el transcurso del día, haciendo mis citas para dar asesorías de pensiones y fondos de inversión para el retiro me salió un prospecto que me dijo ¿puedes hoy a las 7:30? Y después de conseguir niñera le dije, va, te veo 7:30 en Reforma.

Salí de esta su casa suya de ustedes a las 6 de la tarde para llegar con tiempo suficiente, pues nos llovió, se inundó Insurgentes a la altura del WTC, hubo marcha en Reforma, hubo corte en la línea del metrobús, la lluvia se metió al metrobús, en fin, toda una travesía, pero eso a mí no me detiene cuando de trabajo se trata.

Total, a las 500 llego al lugar de la cita, el chavo este me recibe en la puerta, me dice vente y ahí voy, normal, cuando de repente entramos en un salón con mucha gente a quien estaban invitando a un multinivel; mi reacción fue:

Captura de pantalla 2016-07-01 a la(s) 11.36.02.png

  • ¿Qué es esto?
  • “Te va a gustar mucho, vas a ver”
  • “Oye, no, yo vengo a darte una asesoría para ahorrar para tu pensión, no a esto”
  • “Entra, mira que te conviene”
  • “Pero yo vengo a otra cosa”
  • “Sí, acabando esto lo platicamos, ven, siéntate”

Total que fue tanto el shock que estuve tres minutos sentada. Me levanté y cuando iba rumbo a la puerta me dice, sin descaro “¿Pero por qué te vas?” En mi mente chingatumadre “No tiene vergüenza” pero le respondí:

  • A lo mejor y estás chavo en esto de las ventas y es la primera vez que estás emprendiendo, pero no se trata de traer a la gente con engaños. Es una falta de respeto jugar con el tiempo de la gente, yo vengo aquí por trabajo porque mi profesión es ver que tu futuro esté asegurado. Me hice DOS horas de camino, me mojé, me aplastaron porque me importa el bienestar de la gente y tú me sales con esta tomada de pelo, discúlpame, pero yo me voy, las cosas no se hacen así.

Puso cara de perro regañado y me dijo: “Tienes razón, discúlpame”

Porque, MANES, somos vendedores, no juguetes de nadie. Nuestro tiempo es tan valioso como el de cualquier ser humano.

Sobre todo, las ventas JAMÁS deben de realizarse en base a engaños, las ventas son un acto de ayudar al prójimo a resolverle una necesidad, si un producto es más barato que el tuyo, tienes que destacar los beneficios de comprar/contratar contigo, pero jamás mentir.

Y bueno, así damos inicio a un nuevo semestre, una nueva oportunidad para conseguir todas las metas que nos propongamos.

¡Éxito a todos y que los multiniveles no nos hagan caer! JAJAJA JAJAJAJA

Captura de pantalla 2016-07-01 a la(s) 11.43.08.png

Anuncios

Pretextos #RetoBlog


El pasado viernes me invitaron a una junta para conocer el funcionamiento de Mary Kay como negocio, la verdad yo pensaba que solo se trataba de vender dos tres cremas en el mercadito y ya, pero no, resulta que había conocido algo que no era para nada la filosofía de Mary Kay.

Para empezar fue una junta solamente de mujeres, fue en Reforma en la Cámara Nacional de Comercio y hubo mesita de café y galletas. Todo muy formal.

El negocio de Mary Kay, como cualquier negocio, vende emociones, vende el que te sientas bien contigo misma, vende que quieras verte bonita e incluso las “Consultoras Mary Kay” te enseñan a hacerlo con lo cual tu autoestima se eleva, te sientes más confiada y al final ¿Qué haces? Pues compras los productos que te dieron a probar, los que te explicaron cómo funcionan y cómo se aplican, porque de la vista nace el amor.

Como en toda red de mercadeo hay quienes se toman en serio la oportunidad de ganar dinero y hay quienes esperan les caiga del cielo. Hoy hablaré de una en particular que me sorprendió.

Una mujer en silla de ruedas, sonriente, platicadora quien ya es Directora de su propio grupo en Mary Kay, para ello necesitas haber invitado a trabajar contigo a 12 personas quienes obviamente estén generando un ingreso mensual. Esta mujer tiene manos, tiene boca, tiene cerebro y carisma. Solo no puede caminar.

Pero ella no dijo es que no puedo, es que no soy buena en ventas, es que quiero algo con sueldo fijo, no tuvo miedo. Rompió con esas limitantes que mucha gente tenemos de decir: “es que nadie me va a comprar” “es que creo que es muy caro” “es que ¿cómo llego ahí?”.

Pretextos, pues.

Vender no es fácil, solamente se trata de constancia, de disciplina, se trata de estadísiticas, entre más gente visitas, más te acercas a quien sí te compre.

Seguros, Mary Kay, la estrategia de ventas sigue siendo la misma y la verdad me sentí muy sorprendida, es cuestión de paciencia, tolerancia y ganas de seguir adelante.

¡Muy bien señoras Mary Kay!

Los malos agentes de Seguros #RetoBlog

Hace unos días una persona me comentaba que todas las aseguradoras hacen fraude, que toman tu dinero y cuando necesitas el servicio pues… No pagan.

Y le creí, porque sí, eso puede suceder.

Pero no porque las aseguradoras sean malas ni pretendan quedarse con el dinero de la gente como aquellas cajas de ahorros que defraudaron a miles de mexicanos, no, lo que pasa es que esas personas “defraudadas por las aseguradoras” lo más probable es que hayan tenido un Agente de Seguros MALO sí, así con negritas y con rojo; les explico el por qué.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 12.35.44.png

Los agentes de seguros certificados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, que tomamos un curso para pasar ese examen pesadísimo, pagar el examen, la cédula y además un seguro de Responsabilidad Civil pues estamos haciendo una inversión en nuestro negocio que obviamente, queremos ver de regreso. A nuestro ROI (retorno de inversión) se le llaman COMISIONES, sólo de eso vivimos, de que la gente decida comenzar un plan de protección o de ahorro para el futuro. Y como todo en esta vida hay agentes que buscan la comisión antes de su MISIÓN. Esos son los que con tal de venderte lo que sea bajan el precio del producto quitando muchas coberturas dejando casi las imposibles que lleguen a suceder o en caso de seguro de coche te están vendiendo una responsabilidad civil como un seguro completo para auto y en caso de robo o pérdida total obviamente esa parte no te la van a pagar y entonces ¿qué pasa? Pues las ASEGURADORAS son un fraude.

Los buenos agentes tenemos que platicar con la persona, conocer sus necesidades y sus posibilidades de pago, saber qué compañía encaja con sus características y cubrir el riesgo. Esto es como un traje a la medida. Aunque hay gente ya tan viciada por el “Es que está muy caro” que no llegan a ver el Costo – Beneficio de una póliza y justo esa es nuestra chamba, por la cual les repito, no nos pagan hasta que el prospecto adquiere una póliza.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 13.11.56.png

Y como agente debes de aguantar vara el dar varias asesorías para que al final la persona diga que le firmó a otro agente para que ya lo dejara en paz, al fin que pues gracias a uno entendieron perfectamente cómo funcionaba el producto. Y luego ¿qué pasa? Terminan llamándonos a nosotros porque su “agente” ya no les contesta. Amigos, eso da mucho coraje en nuestro sensible y hermoso interior, pero igual damos el servicio porque somos buenas personas y porque aún creemos en el poder de la recomendación de boca en boca.

Los malos agentes de seguros van a buscar venderte una póliza sí o sí, aunque le digas que es muy cara, aunque le digas que no crees en la compañía, aunque quieras revisar otras opciones. Los buenos agentes te van a acompañar en el proceso de compra, elegir la mejor opción, comenzar con un monto más bajo e ir revisándolo año con año para que sientas tranquilidad al contratar tu póliza en lugar de sentir ansiedad, para que al pensar en tu póliza sólo sean cosas buenas y no tronarte los dedos pensando ¿cómo la vas a pagar este año?

Los malos agentes abundan, los buenos son más difíciles de encontrar pero si encuentras uno, no lo dejes ir.

 

Te odio tráfico del mal #RetoBlog

Y pues nada, que llevo casi dos horas tratando de regresar a mi casa al sur muuuuuy al sur de la ciudad, desde nada más y nada menos que de Antara Polanco. No he comido, me duele la cabeza, olvidé el suéter y ¿por qué no? Ya está lloviendo. 

Agarré taxi, sí, taxi. Porque Uber en estas épocas de contingencia, no circula y hora pico Godín por excelencia tendría que dejar una córnea o un riñón para pagar mi viaje de extremo a extremo de la ciudad. 

Aunque bueno, logré agarrar taxi de Easy Taxi, ya que usualmente los taxistas no quieren ir de un lado a otro de la ciudad. Sospecho que eso solo lo hacemos los agentes de seguros. Me queda claro que estamos locos. 


Trabajar por comisiones, vendiendo un producto que la gente DICE que no necesita, cruzando la ciudad varías veces, un sábado crucé la ciudad CUATRO veces, de Pedregal a Satelite, otra vez a Pedregal, luego a Satelite y de regreso a Pedregal solo para que mi clienta pudiera conseguir unas radiografías para que le hicieran un reembolso de 7 mil pesos. ¿Y creen que lo agradeció? JAMAAAAS

Pero sigo siendo agente de seguros, porque en definitiva creo que estoy loca jajaja. 

Y ¿saben? No por esa doña voy a dejar de creer en la gente y en su vulnerabilidad, porque sé que ocurren accidentes y la vida cambia y quiero estar ahí para esas personas, para decirles: “no hay bronca” preocúpate por recuperarte que lo del dinero lo veo yo con la aseguradora. O decirle a la familia, tranquilos, las deudas se van a solucionar con esto, no tienen que vender su casa no cambiar a los niños de escuela. 

Estamos en una época donde necesitamos más gente que se preocupe por nosotros y no que solo vea cómo aprovecharse de nosotros. 

Yo iba a hablar del tráfico, pero terminé hablando de otras cosas. Lo siento. Hoy solo me desahogo mientras veo cómo el tiempo de llegada en Waze avanza y siento desmayarme en este tráfico. 

#IdeaMillonaria un puesto de tortas en este tráfico. Digo, si ya venden de todo unas tortas ¿qué más da? Jajaja

Voy a bajar el podcast para aprender a hablar chino y aprovechar estos recorridos. 

Volver a Comenzar

Lo que pasa cuando te aguantas a decir lo que querías decir durante meses, es que cuando ya tienes la oportunidad de expresarlo es demasiado tarde.

Me despidieron a finales de enero, porque uno de los directores y bueno, al final varios directores ya no fueron requeridos para estar en México y por consecuencia tampoco se necesitarían traductoras/asistentes a finales de marzo. Yo tuve suerte y mi contrato se alargó hasta abril. Por otra parte, me ofrecieron la oportunidad de iniciar mi propio negocio siendo agente de seguros y con el tiempo gerente de ventas para una compañía muy grande y de renombre internacional, de la cual, afortunadamente, sé cómo se maneja desde “sus adentros”; no cualquiera cuenta con ese privilegio y por ello tiene la seguridad que lo que estás ofreciendo es muy bueno.

 Al principio ya saben, uno lo ve como lo peor que te puede pasar en la vida y que ahí terminó todo. Pero ahora que formalmente ya firmé la renuncia y no me estoy aferrando a nada se siente como volver a empezar. Como aire fresco en un día de mucho calor, así, rico pues.

Tuve una operación de sinusitis que realmente es molesta en la hora de la recuperación. Que te hinchas de la cara y no puedes ni abrir los ojos, que no puedes salir al sol porque con el parche y los morenotes quedas bicolor, no puedes comer pues al ponerte el tubo para respirar alomejor y te hicieron un desgarre en la garganta, te duelen los dientes porque de ahí abrieron para entrar a tus senos paranasales, te duele la nariz porque te rompieron el tabique para acomodarlo. En fin, haz de cuenta que te atropelló el metrobús y después de eso vino una aplanadora a rematarte. Pero tres semanas y dos días después, sin férulas ni moretones les puedo decir que ya me siento bien PERO tengo mil pendientes que hacer.

Por ejemplo, en seis días es mi graduación de universidad (sí, ya en junio la termino YEEEEI!) y no tengo vestido, zapatos, es más, ni siquiera he hecho la cita para ir con mis adoradas niñas del manicure. Tampoco he comprado nada de vestuario para mis hijos que me van a acompañar ese día tan especial al igual que toda mi familia.

Pendientes de la escuela de los chamacos, ahora sí tengo tiempo de entregar todo lo que han pedido y que ellos deben…

Por otro lado, debo “Reencontrarme a mí misma” sí, es una frase muy trillada, pero estoy muy confundida con la propuesta de ser agente. Sí quiero, pero al mismo tiempo amo las redes sociales, sé mucho sobre ventas y sobre administración y ahorro para el retiro. Quiero juntar todo eso en una sola idea que me sirva para el resto de mi vida.

  
Asi que he decidido tomarme un AÑO sabático… Bueno, esperen, vivo en México. He decidido tomarme UN MES sabático para arreglar mi desmadrito laboral y emocional. Escribir, escribir mucho. Pensar, aterrizar ideas, llamar a mis contactos y colegas. Pero sobretodo, esta vez sí hacerle caso a los doctores y entrar a las clases de yoga (ajam, por orden del psiquiatra, el neurólogo y la terapeuta y yo toda mona, no hice caso). Reactivar mi vida social, no saben cómo extraño a mis amigos. La maternidad, el trabajo y la escuela me absorbieron mucho al grado de considerarme a mi misma una amargada, ajá hasta yo digo ok estoy aburrida y amargada jajaja.

Continuar con el blog, contarles de las películas que voy a ir a ver y sobretodo quiero que me acompañen en esta decisión de vida, que hoy día le agradezco a Seguros Monterrey New York Life, yo solita no hubiera decidido esto pues es más cómodo esperar una quincena tras otra y dejar que los sueños grandes se vayan desmoronando. Mil gracias por lanzarme al agua para aprender a nadar y sobretodo para recordarme que mis sueños son tan grandes que no debo dejarlos ir por nada del mundo. Gracias.

Y así, muchachones, es como empieza un nuevo capítulo lleno de aventuras. Nuevamente a visitar clientes, conocer personas y lugares, morir en el tráfico jajaja. Definitivamente como me dijo un asesor cuando le pregunté “Oye, qué fue lo que te hizo decidirte a tomar esta carrera?” Y me contestó, bueno pues “Ya son muchas llamadas a misa y tenía que intentarlo” así que hoy me uno a esos feligreses que escuchan el llamado y pues no es por nada que desde el 2004 ande yo en aseguradoras o empresas financieras. Este año que estuve capacitando agentes junto con mi jefe más bien me ha servido para capacitarme a mí misma y sentirme más segura.

Sólo me falta creermela…