El bloqueo del escritor en el #RetoBlog

Es difícil escribir cuando sientes que nada de lo que vas a decir tiene relevancia, están pasando tantas cosas terribles en el país que de repente hablar de cosas banales es como una mentada de madre para el amigo lector.

Tal vez no estoy de acuerdo que año con año los maestros dejen sin clases a los niños a semanas de terminar el ciclo escolar, que aleguen mejores condiciones y que el gobierno les dé atole con el dedo pero por otro lado ellos mismos no promuevan un mejor desempeño al momento de formar a nuestros niños. Y hablo por aquellos maestros que van a clases pero no hacen nada, no califican las tareas, no revisan exámenes, tienen mala ortografía, las maestras de inglés no saben hablar inglés y los profesores de educación física son más gordos que el Señor Barriga.

Pero igual son mexicanos, mexicanos que están luchando con el apoyo de padres de familia, hermanos, que buscan mejores escuelas para sus niños, he visto escuelas rurales y créanme que son una cosa deprimente. También he visto del lado del gobierno que manda recursos para el campo los cuales no terminan de llegar a su destino y se quedan en manos de unos cuantos, manos de gente que abusa de la confianza de alguien que lucha por conseguir 20 pesos para comer, cuando a lo mejor esos 20 pesos ya me los gasté en propina al viejito que me empacó la bolsa en el súper, el que me ayudó a subirlas al taxi y en pendejadas varias. Gente sumamente pobre, quienes, tal vez, su única esperanza sean las personas que van a manifestarse por mejorar, sus intereses, pero mejorar algo.

img_0873
¿Quién voltea a ver a la gente del campo? Pero la real, no la que está anotada en las listas de ayuda de SAGARPA o SEDESOL? Esa que no sale en la tele porque llegar a sus rancherías es una tarea titánica la cual sí recorren Coca Cola, Corona y Sabritas, porque podrán no tener carne, pero coca y chela siempre hay.

Los asaltos en las carreteras, ya no querer salir en coche a turistear en otro estado por miedo a que te maten en el camino, no poder visitar a la familia en Tamaulipas porque las cosas están entre balazos y secuestros, saber que en el rancho de mi abuelita los narcos están tomando terreno y los niños ahora aspiran a dedicarse a ello en lugar de un empleo honrado.

Ver los sucesos en el país se siente en el cuerpo como una cruda de Presidente… O Bacardí. Duele en las entrañas, quieres vomitar del asco que te provoca y no puedes hacer nada para remediarlo.

Estoy harta de que la gente diga que “Tenemos el gobierno que merecemos” PERDÓN pero NO. No merecemos gente que se robe nuestros impuestos ni nuestras ganas de superarnos. Pero mientras siga la gente en el letargo de “¿para qué salgo a votar si todo va a seguir igual?” Los políticos seguirán aprovechándolo “al fin que nadie dice nada”.

Yo seguiré insistiendo, si estamos hartos y queremos un cambio, lo mejor es salir a votar, elegir bien a quién estamos dando nuestra confianza y no dejarlo en manos de unos cuantos acarreados y poquitos que votamos por gusto.

Cosas de niñas #RetoBlog

Yo era de esas mujeres que decían:

“La belleza se lleva en el interior”

“Hay que nutrir el cerebro, no la piel”

“Qué superficiales comprando maquillaje, ropa y zapatos”

La realidad es que cuando eres tu propia empresa, tu propio jefe, tu propio agente de ventas, tu propio RP y siendo mujer tienes que echarle el doble de ganas para que te tomen en serio, porque se piensa que los hombres tienen mayor capacidad para tener éxito que la que tienen las mujeres. Y eso incluye, verte bien. Alguna vez mi ex jefe me dijo: “Nancy, los primeros 7 segundos son los que hacen que un prospecto te abra la posibilidad a hacer negocio o no, por lo que hay que verse como una persona confiable desde el primer segundo”
Leí por ahí alguna vez: “No te vistas para el trabajo que tienes, vístete p
ara el trabajo que quieres” y esto me ha quedado bien claro en las reuniones dCaptura de pantalla 2016-06-16 a la(s) 10.53.25.pnge las
Mujeres Empresarias COPARMEX DF, mujeres emprendedoras, luchonas y que además TODAS se ven bonitas. Todas demuestran ser muy profesionales, capaces, inteligentes, sensibles a lo que sucede al rededor, mujeres trabajadoras que son un gran ejemplo para la sociedad. Comenzando con la Presidenta: Claudia Guzmán quien es empresaria / Coach / Guía / Líder espiritual / Inspiración para las mujeres que estamos junto a ella, ahí fue cuando reforcé que las mujeres también podemos empoderarnos, ocupar lugares importantes y competir igual que un hombre pero en bonito.

Captura de pantalla 2016-06-16 a la(s) 11.05.24.png

Vean a Mayra González la nueva CEO de Nissan Mexicana (se me pone la piel chinita al relatar su historia) comenzó siendo vendedora de coches y el día de hoy es la mujer más importante en la industria automotriz ¡¡¡AU-TO-MO-TRIZ!!! Algo que en tiempos pasados hubiera sido impensable.

 

Captura de pantalla 2016-06-16 a la(s) 11.27.41.pngMartha Debayle (¡ay, ya séeee! Pero soy fan) una mujer que comenzó siendo locutora de WRadio, traductora en los concursos de belleza, óscares y todo aquello que se transmitiera en vivo, de ahí tuvo a sus hijas y comenzó con sus cápsulas de Bbtips en la Tele, las cuales después se convirtieron en revista, regresó a la Radio en WRadio y de ahí nosotros los cuentahabientes somos consumidores de Bbmundo, su programa de radio con duración de 3 horas, el podcast, la revista Moi y ¿por qué no? Ahora también la revista The Beauty Effect de su hermana Eugenia Debayle.

Captura de pantalla 2016-06-16 a la(s) 11.44.21.pngNo puedo terminar este post sin mencionar a Hillary Clinton, la “apadrinada” más poderosa del mundo, la mujer en quienes los que odiamos a Donald Trump confiamos para que le gane, aunque tenga sus “detallitos”, le pasamos que haya seguido con Bill Clinton después del cuernote que le puso con Monica Lengüinksy :p así como en la serie The Good Wife.

Mujeres exitosas, mujeres poderosas, mujeres que han sacrificado horas de sueño, horas de estar en familia por perseguir sus sueños, mujeres que no se han rendido ante los estereotipos y que hoy por hoy tienen lugares importantes en la política, en la comunicación y en la industria privada.

Cuando me dicen: “Hazlo como niña” pues pienso en mujeres como ellas.

 

Eeeeeeeeeeeeeh… #RetoBlog

Y pues es que leo a mucha gente maldiciendo el futbol, que por eso somos un país que no avanza, que cada vez que nos van a meter una nueva Reforma nos ponen un partido de futbol, que si va a subir el dólar, juega la selección, que si van a vender el petróleo del país, gana la selección, que si se va a acabar el mundo, la selección va a quedar campeón… Y pues nada, todo es culpa de la selección… Pinches vendidos.

img_0869

Pero bien que anoche estaban viendo el México – Venezuela y lo estaban relatando por Twitter o por Facebook. En mi caso me entero de cómo va el partido por los comentarios que hacen, si veo que mi TL comienza a ponerse como loco pues ya le prendo a la tele, si no, no. Hagan de cuenta que mido el “raiting” según como lo van tuiteando.

Y es que antes de Twitter ni chiste tenía ver los partidos porque eso de verlo sola pues no sabe, desde que tengo Twitter es como si estuviera en una sala llena de gente donde todos gritamos gol, apostamos (hubo una época en que apostábamos el avatar y el mío tuvo el escudo del cruz Azul una semana porque perdí), se ponía bastante divertido.

No es culpa del futbol que las reformas avancen y que los gobernantes estén donde están porque el Chicharito así lo dijo y Rafa Márquez diga bueno, va. EL gobierno está así porque cada vez menos gente sale a votar, porque agachan la cabeza y dicen “¿Para qué salgo a votar si todo ya está planeado?” ¿Y si salimos? ¿Y si votamos? ¿Y si se nos quita la flojera y la apatía e invitamos a los vecinos a votar juntos? Imagínense un país con mucha gente formada en las casillas, mandándole el mensaje al gobierno de YA ESTAMOS HARTOS Y QUEREMOS UN CAMBIO.

Maneeees, se les caerían los calzones. Porque Pueblo unido, jamás será vencido.

Pero pos no, qué flojera salir a votar, mejor nos quedamos a ver el fútbol y luego echarle la culpa al gobierno por distraernos con sus partidos mientras hacen sus reformas.

img_0870

Esa delgada línea #RetoBlog

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 14.18.32.png

¿Quién no ha tenido algún jefe o cliente insoportable?

De esos que te hacen sentir enojo, ansiedad, frustración. Muchas veces decimos: “Pues es que es mi jefe/cliente y pues ni modo que renuncie o le conteste”

Pero ¿saben qué? Está en nosotros decidir si queremos seguir viviendo con esa ansiedad que nos provoca un día más soportando a esta persona o decirle muchas gracias, ya no quiero trabajar contigo.

¿Sabían que la mayor parte de las renuncias ocurren por culpa de un mal jefe? De esos pesados que hacen la vida de cuadritos a más de uno.

Ojo ahí ,si eres jefe y notas que tienes mucha rotación de personal.

Porque en esta vida se viene a gozar, a estar contentos con el lugar donde trabajamos y con lo que realizamos. No a soportar gritos y humillaciones.

Se los digo por experiencia, todavía muchos agentes nuevos nos ponemos de tapetes ante clientes súper groseros con tal de no perderlos, pero hay límites.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 14.35.39.png

Yo despedí a una clienta porque me dijo muchas groserías, resulta que su proceso para recuperar el dinero estaba tardándose gracias a que ella no me daba unas radiografías que eran necesarias porque “las tiró a la basura”, no bueno, me dijo hasta de lo que me iba a morir (yo con ganas de decirle “¿yo quéee?, yo no fui quien tiró las radiografías”), que había pagado muchísimo por las pólizas contratadas y que seguro hice el negocio del año con ella, tranquilamente le dije, mire, es un requisito, no puedo hacer más si no me da esos documentos. Hagan de cuenta que dije “¡Por el poder de Satán yo te invoco!” JAJAJA y se puso peoooor la cosa. Como soy de esas personas que creo que los empleados somos la cara de la empresa que representamos no le respondí del mismo modo. Simplemente cuando me dijo que JAMÁS volvería a trabajar conmigo porque era la peor agente de seguros y que mejor me dedicara a otra cosa (es el resumen, sin groserías) le dije, “Yo muy feliz de no volver a trabajar con alguien como usted, la verdad.” Al final, con todo y que fue una nacaza, logré devolverle su dinero ¿y creen que agradeció, me recomendó, algo? No. Pero me sentí muy aliviada de hacer lo correcto y dejar de trabajar con alguien así, sí, es perder comisión, pero es ganar tranquilidad en esta vida.

*Suspiro*

Jamás me arrepentiré de darme mi lugar, de darle el lugar a la compañía que represento y que sepa que trabaja con personas, no con máquinas. En el pedir está el dar.

Y pues ahora ando buscando clientes, pero clientes felices, educados, que sepan decir por favor y gracias, gente culta, leída, o no, pero con principios y ética. No a Lola la trailera JAJAJAJA

¿Ustedes han tenido alguna experiencia similar?

 

Los malos agentes de Seguros #RetoBlog

Hace unos días una persona me comentaba que todas las aseguradoras hacen fraude, que toman tu dinero y cuando necesitas el servicio pues… No pagan.

Y le creí, porque sí, eso puede suceder.

Pero no porque las aseguradoras sean malas ni pretendan quedarse con el dinero de la gente como aquellas cajas de ahorros que defraudaron a miles de mexicanos, no, lo que pasa es que esas personas “defraudadas por las aseguradoras” lo más probable es que hayan tenido un Agente de Seguros MALO sí, así con negritas y con rojo; les explico el por qué.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 12.35.44.png

Los agentes de seguros certificados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, que tomamos un curso para pasar ese examen pesadísimo, pagar el examen, la cédula y además un seguro de Responsabilidad Civil pues estamos haciendo una inversión en nuestro negocio que obviamente, queremos ver de regreso. A nuestro ROI (retorno de inversión) se le llaman COMISIONES, sólo de eso vivimos, de que la gente decida comenzar un plan de protección o de ahorro para el futuro. Y como todo en esta vida hay agentes que buscan la comisión antes de su MISIÓN. Esos son los que con tal de venderte lo que sea bajan el precio del producto quitando muchas coberturas dejando casi las imposibles que lleguen a suceder o en caso de seguro de coche te están vendiendo una responsabilidad civil como un seguro completo para auto y en caso de robo o pérdida total obviamente esa parte no te la van a pagar y entonces ¿qué pasa? Pues las ASEGURADORAS son un fraude.

Los buenos agentes tenemos que platicar con la persona, conocer sus necesidades y sus posibilidades de pago, saber qué compañía encaja con sus características y cubrir el riesgo. Esto es como un traje a la medida. Aunque hay gente ya tan viciada por el “Es que está muy caro” que no llegan a ver el Costo – Beneficio de una póliza y justo esa es nuestra chamba, por la cual les repito, no nos pagan hasta que el prospecto adquiere una póliza.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 13.11.56.png

Y como agente debes de aguantar vara el dar varias asesorías para que al final la persona diga que le firmó a otro agente para que ya lo dejara en paz, al fin que pues gracias a uno entendieron perfectamente cómo funcionaba el producto. Y luego ¿qué pasa? Terminan llamándonos a nosotros porque su “agente” ya no les contesta. Amigos, eso da mucho coraje en nuestro sensible y hermoso interior, pero igual damos el servicio porque somos buenas personas y porque aún creemos en el poder de la recomendación de boca en boca.

Los malos agentes de seguros van a buscar venderte una póliza sí o sí, aunque le digas que es muy cara, aunque le digas que no crees en la compañía, aunque quieras revisar otras opciones. Los buenos agentes te van a acompañar en el proceso de compra, elegir la mejor opción, comenzar con un monto más bajo e ir revisándolo año con año para que sientas tranquilidad al contratar tu póliza en lugar de sentir ansiedad, para que al pensar en tu póliza sólo sean cosas buenas y no tronarte los dedos pensando ¿cómo la vas a pagar este año?

Los malos agentes abundan, los buenos son más difíciles de encontrar pero si encuentras uno, no lo dejes ir.

 

La ansiedad del Facebook #RetoBlog

Este fin de semana me puse a dar clases sobre redes sociales a una persona “mayor de edad” ya pasa los 60 años jejeje, y para ellos como para nosotros todo esto de la tecnología es una cosa muy nueva porque evidentemente no crecimos con ella.

A nosotros nos tocó pasar desde la tele a blanco y negro a ahora tener Netflix escogiendo qué queremos ver y qué pasamos de largo. De no tener línea telefónica en casa a ahora tener cada quien su línea propia, más la de la casa, obvio. De las cámaras con rollos de 35 o 110 mm a las cámaras en el celular, igual la música de acetato ya la tenemos en el celular, nuestro libro favorito, como la calculadora, el radio, la brújula (la Guía Roji llamado Waze o Google Maps), la agenda, los mensajes, la grabadora de audio, la grabadora de vídeo… Estamos en la Revolución Digital o tecnológica no sé como se llama.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 12.14.25.png

Bien, pues a este señor le creamos su cuenta en Facebook.

Sí, aún hay gente que no tiene su cuenta en Facebook.

Entonces este fin de semana viví la ansiedad de alguien que comienza en las redes sociales, recordando las dudas de un principio o que algunos nunca nos preguntamos nada.

¿Quién puede ver lo que escribo?

¿Por qué tengo que poner mi foto de perfil?

¿Cómo agrego a mis amigos?

¿Por qué me agrega esta persona que no conozco?

¿Y si mejor ya no quiero tener a esta persona como mi amigo?

Después de eso aprender a escribir un post para Facebook, subir una foto, crear un álbum ¿qué es “taguear” a alguien?, darle like a una fan page, ¿puedo yo “simple mortal” crear una fan page?

Dos días de clases de cómo usar Facebook, explicar que lo que subes a las redes sociales deja de ser privado, así que si no quieres que se enteren NO LO SUBAS, el no aceptar a gente que no conoces y la psicología del “UNFRIEND”

Me sentí muy bien de ver cómo esta persona logró conectar rápido con esta red social y tener esa emoción de usarla, de encontrar a sus amigos, de hacer crecer su negocio. Aunque la siguiente semana debo llamarle para ver que no sea como todos que le agarramos el gusto a algo (me pasó con el twitter) que dejé de dormir mis horas por estar metida ahí hasta altas horas de la madrugada y luego levantarme para ir a trabajar.

Nada con exceso, todo con medida; incluída nuestra vida digital.