Confesiones del #RetoBlog

¿Por qué hago esto a sus sensibles ojos y oídos?

Porque hoy tengo una confesión que hacer y pues resulta que este maldito disco creado en los rincones del infierno y sus tentaciones Dantescas es uno de mis favoritos hoy día. Tiene un ritmo increíble para cruzar la ciudad en todos mis estados de ánimo. Se mezcla perfectamente con todos los cambios de clima que se sufren al cruzar Periférico de Pe a Pa cuando eres agente de seguros.

Captura de pantalla 2016-06-06 a la(s) 13.38.51.png

Y es que yo no era Believer, pero me hice en el camino, cuidando y escuchando la música que escucha mi hijo adolescente… ¿La canción culpable de que comprara el disco en iTunes? La número 3 “What Do You Mean?””, el día que la escuché en los audífonos (por la vergüenza de que la gente supiera que escuchaba a Justin Bieber), me morí, el bass que tiene es una de mis cosas favoritas del mundo mundial, me recuerda a aquella clásica del Foro Ideal “Insomnia (I can’t get no sleep)” de Faithless (a partir del 2:2o) o aquel “Show Me Love” de Robin S.

No sé si su productor es un chavorruco como yo o es alguien que creció con generaciones de chavorrucos por lo cual ese sonido de base nos ha atraído y hecho caer en este disco como moscos a la luz, porque nos hace bailar con nuestros bracitos hacia arriba y uno dos derecha, uno dos izquierda, sentados en nuestro lugar, parados en el metrobús o godineando en la oficina. ¿Y qué tal con el video “Sorry” donde ni siquiera sale él y la colorida coreografía habla por sí sola?

¿Ya vieron el video de Kiesza “Hideaway” ?  es como remontarnos directito a los 90’s con su video grabado en plano secuencia, vestuario muy a lo Dolores O’Riordan de los Cranberries y qué decir de la coreografía con pasitos de MC Hammer. Aaaaaaaw! Esa me recuerda a “Push The Feeling On” de los Nightcrawlers.

Así que estoy más que convencida que el mercado objetivo de las disqueras somos los chavorrucos que disfrutábamos (o aún disfrutamos) de la música “electrónica”, ya vi que hoy la llaman EDM, consumidores de discos (porque aún creemos que una colección de CDs se ve mas chida que el celular atascado de canciones en el iTunes) y obvio nuestro poder para gastar en un concierto ha aumentado que cuando éramos chavitos hace 20 años. En vez de sólo una chela en el concierto compramos tres, aunque seamos quienes llenan la parte de arriba en el Foro Sol porque RUCOS (me pasó en Maroon 5).

Acabo de hacer una lista en Spotify con las canciones que me inspiraron este post por si quieren darle follow y chavorruquear conmigo jajaja, dura una hora 15, como nuestros discos y cassettes de los noventas.

Somos tan románticos y nostálgicos, ahora entiendo todo…

P.D: Y sí, me encanta el Purpose de Justin Bieber u_u

 

Anuncios

En 1998

Acabo de ver una película NO VEN TE RÍ SI MA, sí, en Netflix jojojo.

La película se llama SLIDING DOORS (1998) que en español le pusieron “Si yo Hubiera” protagonizada por la flaquísima Gwyneth Paltrow (que a lo mejor y en esos tiempos era novia de Brad Pitt) y nos relata una historia y su versión “alterna”. Una chava llega tarde a su trabajo, donde se ve que sus colegas y jefe ya están hartos de ella, entonces; al descubrir que se llevó unas botellas de Vodka para su fiesta; la corren por robo. Bajando en el elevador rumbo a su casa se le cae un arete y un muchacho lo recoge y se lo da, llega al metro y pierde el tren. Ahí es donde comienza el ¿Y si hubiera alcanzado a abordar el tren, qué hubiera pasado? Para esto el novio le está poniendo el cuerno durísimo con la ex novia (¿Dónde he escuchado esas historias?) y en la versión alterna, donde ella alcanza a tomar el tren pues lo encuentra en pleno kuiki kuiki y manda a volar al novio, en esa versión se enamora del muchacho que le ayudó a levantar el arete en el elevador. En la otra versión, ella no alcanza el tren y debido a un descarrilamiento (como los de la línea dorada o Pantitlán no creo) pues tienen que buscar otro transporte y ya no hay servicio. La intentan asaltar, la golpean, termina en el hospital y ya para cuando llega a su casa la amante del novio se ha ido entonces todo es felicidad…

Nirvana

No les voy a contar más de la peli, pues esa no es mi idea, aquí fue recordar cómo vivíamos en los noventa, sin internet, sin celulares y sin redes sociales. Cómo en los noventa teníamos que esperar la llamada de alguien en casa y si esa persona decidía no llamarnos pues no había cómo saber lo que estaba haciendo. Aquí es cuando agradezco que mi adolescencia haya sido en esas épocas así que no ha quedado grabada en ningún lado jajaja. Fue bonito recordar cuando disfrutábamos los atardeceres acompañados de alguien especial sin las ansias de estar revisando nuestras redes sociales cada cinco minutos, cuando la música nos gustaba porque era buena y no porque nos tocaban la misma canción cada 5 minutos (como en la película de Lego)

Yo en 1998 estaba entrando a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, después del exámen de admisión me sentí ñoñísima al ser aceptada. Usaba zapatos de plataforma y también estaba flaquísima como Gwyneth, pero ¿Quién no estaba flaco en los noventas? En ese año aprendí la mayor parte del inglés que uso hoy en día para trabajar. Muchas cosas pasaron en 1998 para mí.

uno

Les dejo unas canciones que me gustaban ese año:

La Importancia de un Buen SoundTrack

Para mí ir al cine es casi una experiencia religiosa, si pudiera iría cada domingo, así como los católicos van a misa (y también los martes de 2×1 para miembros de club Cinépolis, los miércoles de 2×1 o jueves de 15% extra en la tarjeta del club, golazo, lo sé, pero me encanta ese cine).

En esta ocasión quiero compartirles cinco soundtracks que de plano me hicieron llorar o sentir mariposas en la sala de cine.

The Girl With the Dragon Tatoo (2011)

Es una historia basada en el libro: “Los hombres que no amaban a las mujeres”. A mi parecer una película llena de emociones profundas, a tal grado que acabando la película yo seguí llorando 30 minutos… ¡Ahí nomás!

Mi lloradera y abrir mi mente y corazón para esta película la lograron con la excelente adpatación de Immigrant Song de Led Zeppelin esta vez interpretado por Trent Reznor, Atticus Ross y Karen O.

Sucker Punch (2011)

Para ser honesta, a mí me llevaron a ver esta película a rastras, ¿Chavitas en mini falda tipo colegialas? Ninguna mujer en su sano juicio corre a verlas… A regañadientes estaba viendo el inicio de la película y comiendo palomitas cuando de pronto comienza a sonar esta canción…

Ayyyyy la piel se me puso chinita, las palomitas se me atragantaron, los ojos se me llenaron de lágrimas y dije: “Ok! Esta película me encanta!” Y sí, gracias al Soundtrack se convirtió en una de mis favoritas.

Dancer in the dark (2000)

Cuando la cosa ya no podía ponerse más deprimente, Bjork dice mira, agarra el dinero para que operen a mi hijo de la ceguera y a mí que me lleve el coco.

Lagrimeo de principio a fin, además esta película la vi en la Cineteca Nacional, cuando era una sala grandota grandota y créanme, el moqueadero era general. Una película HER MO SA que entendí mejor después del nacimiento de mi primer hijo.

Requiem for a Dream (2000)

Aquí sólo les voy a decir: “Mis niños, las drogas destruyen”, si tienen la suficiente fuerza emocional para ver esta película no se la pierdan, de verdad la recomiendo.

Ah! Y que Clint Mansell es un maestrazo de los Soundtracks.

Black Swan (2010)

Pues sí, soy niña y el ballet me encanta por lo que ahora en venganza de haberme llevado a ver Sucker Punch a huevo fuerza pues llevé conmigo al marido. Ay no, no, no ¡qué película, Dios mío! Típico que la mamá en su sobreprotección quiere cortarle las alas a su hija en el mundo del Ballet y la encierra para que no haga el protagónico. Pero la protagonista como buena adolescente se aferra a su sueño y desobedece a su madre aunque atrapada en el estréss psicológico de tener que ser la mejor y demostrarle a su madre que sí puede hacerlo su historia termina en tragedia.

Y lloras… (bueno, yo sí lloré, como en 4 de estas 5 películas)

El Soundtrack, otra vez a cargo de Clint Mansell se mezcla deliciosamente con las escenas de baile *lagrimea otro poco*

Obviamente hay muchos más, pero por hoy sólo les compartiré cinco de mis favoritos. La siguiente semana le seguimos…