Eeeeeeeeeeeeeh… #RetoBlog

Y pues es que leo a mucha gente maldiciendo el futbol, que por eso somos un país que no avanza, que cada vez que nos van a meter una nueva Reforma nos ponen un partido de futbol, que si va a subir el dólar, juega la selección, que si van a vender el petróleo del país, gana la selección, que si se va a acabar el mundo, la selección va a quedar campeón… Y pues nada, todo es culpa de la selección… Pinches vendidos.

img_0869

Pero bien que anoche estaban viendo el México – Venezuela y lo estaban relatando por Twitter o por Facebook. En mi caso me entero de cómo va el partido por los comentarios que hacen, si veo que mi TL comienza a ponerse como loco pues ya le prendo a la tele, si no, no. Hagan de cuenta que mido el “raiting” según como lo van tuiteando.

Y es que antes de Twitter ni chiste tenía ver los partidos porque eso de verlo sola pues no sabe, desde que tengo Twitter es como si estuviera en una sala llena de gente donde todos gritamos gol, apostamos (hubo una época en que apostábamos el avatar y el mío tuvo el escudo del cruz Azul una semana porque perdí), se ponía bastante divertido.

No es culpa del futbol que las reformas avancen y que los gobernantes estén donde están porque el Chicharito así lo dijo y Rafa Márquez diga bueno, va. EL gobierno está así porque cada vez menos gente sale a votar, porque agachan la cabeza y dicen “¿Para qué salgo a votar si todo ya está planeado?” ¿Y si salimos? ¿Y si votamos? ¿Y si se nos quita la flojera y la apatía e invitamos a los vecinos a votar juntos? Imagínense un país con mucha gente formada en las casillas, mandándole el mensaje al gobierno de YA ESTAMOS HARTOS Y QUEREMOS UN CAMBIO.

Maneeees, se les caerían los calzones. Porque Pueblo unido, jamás será vencido.

Pero pos no, qué flojera salir a votar, mejor nos quedamos a ver el fútbol y luego echarle la culpa al gobierno por distraernos con sus partidos mientras hacen sus reformas.

img_0870

Anuncios

La ansiedad del Facebook #RetoBlog

Este fin de semana me puse a dar clases sobre redes sociales a una persona “mayor de edad” ya pasa los 60 años jejeje, y para ellos como para nosotros todo esto de la tecnología es una cosa muy nueva porque evidentemente no crecimos con ella.

A nosotros nos tocó pasar desde la tele a blanco y negro a ahora tener Netflix escogiendo qué queremos ver y qué pasamos de largo. De no tener línea telefónica en casa a ahora tener cada quien su línea propia, más la de la casa, obvio. De las cámaras con rollos de 35 o 110 mm a las cámaras en el celular, igual la música de acetato ya la tenemos en el celular, nuestro libro favorito, como la calculadora, el radio, la brújula (la Guía Roji llamado Waze o Google Maps), la agenda, los mensajes, la grabadora de audio, la grabadora de vídeo… Estamos en la Revolución Digital o tecnológica no sé como se llama.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 12.14.25.png

Bien, pues a este señor le creamos su cuenta en Facebook.

Sí, aún hay gente que no tiene su cuenta en Facebook.

Entonces este fin de semana viví la ansiedad de alguien que comienza en las redes sociales, recordando las dudas de un principio o que algunos nunca nos preguntamos nada.

¿Quién puede ver lo que escribo?

¿Por qué tengo que poner mi foto de perfil?

¿Cómo agrego a mis amigos?

¿Por qué me agrega esta persona que no conozco?

¿Y si mejor ya no quiero tener a esta persona como mi amigo?

Después de eso aprender a escribir un post para Facebook, subir una foto, crear un álbum ¿qué es “taguear” a alguien?, darle like a una fan page, ¿puedo yo “simple mortal” crear una fan page?

Dos días de clases de cómo usar Facebook, explicar que lo que subes a las redes sociales deja de ser privado, así que si no quieres que se enteren NO LO SUBAS, el no aceptar a gente que no conoces y la psicología del “UNFRIEND”

Me sentí muy bien de ver cómo esta persona logró conectar rápido con esta red social y tener esa emoción de usarla, de encontrar a sus amigos, de hacer crecer su negocio. Aunque la siguiente semana debo llamarle para ver que no sea como todos que le agarramos el gusto a algo (me pasó con el twitter) que dejé de dormir mis horas por estar metida ahí hasta altas horas de la madrugada y luego levantarme para ir a trabajar.

Nada con exceso, todo con medida; incluída nuestra vida digital.

 

Confesiones del #RetoBlog

¿Por qué hago esto a sus sensibles ojos y oídos?

Porque hoy tengo una confesión que hacer y pues resulta que este maldito disco creado en los rincones del infierno y sus tentaciones Dantescas es uno de mis favoritos hoy día. Tiene un ritmo increíble para cruzar la ciudad en todos mis estados de ánimo. Se mezcla perfectamente con todos los cambios de clima que se sufren al cruzar Periférico de Pe a Pa cuando eres agente de seguros.

Captura de pantalla 2016-06-06 a la(s) 13.38.51.png

Y es que yo no era Believer, pero me hice en el camino, cuidando y escuchando la música que escucha mi hijo adolescente… ¿La canción culpable de que comprara el disco en iTunes? La número 3 “What Do You Mean?””, el día que la escuché en los audífonos (por la vergüenza de que la gente supiera que escuchaba a Justin Bieber), me morí, el bass que tiene es una de mis cosas favoritas del mundo mundial, me recuerda a aquella clásica del Foro Ideal “Insomnia (I can’t get no sleep)” de Faithless (a partir del 2:2o) o aquel “Show Me Love” de Robin S.

No sé si su productor es un chavorruco como yo o es alguien que creció con generaciones de chavorrucos por lo cual ese sonido de base nos ha atraído y hecho caer en este disco como moscos a la luz, porque nos hace bailar con nuestros bracitos hacia arriba y uno dos derecha, uno dos izquierda, sentados en nuestro lugar, parados en el metrobús o godineando en la oficina. ¿Y qué tal con el video “Sorry” donde ni siquiera sale él y la colorida coreografía habla por sí sola?

¿Ya vieron el video de Kiesza “Hideaway” ?  es como remontarnos directito a los 90’s con su video grabado en plano secuencia, vestuario muy a lo Dolores O’Riordan de los Cranberries y qué decir de la coreografía con pasitos de MC Hammer. Aaaaaaaw! Esa me recuerda a “Push The Feeling On” de los Nightcrawlers.

Así que estoy más que convencida que el mercado objetivo de las disqueras somos los chavorrucos que disfrutábamos (o aún disfrutamos) de la música “electrónica”, ya vi que hoy la llaman EDM, consumidores de discos (porque aún creemos que una colección de CDs se ve mas chida que el celular atascado de canciones en el iTunes) y obvio nuestro poder para gastar en un concierto ha aumentado que cuando éramos chavitos hace 20 años. En vez de sólo una chela en el concierto compramos tres, aunque seamos quienes llenan la parte de arriba en el Foro Sol porque RUCOS (me pasó en Maroon 5).

Acabo de hacer una lista en Spotify con las canciones que me inspiraron este post por si quieren darle follow y chavorruquear conmigo jajaja, dura una hora 15, como nuestros discos y cassettes de los noventas.

Somos tan románticos y nostálgicos, ahora entiendo todo…

P.D: Y sí, me encanta el Purpose de Justin Bieber u_u

 

Bond, James Bond

Hace poco vi la película “007 Spectre”, primero por la intriga de cómo hicieron ver a México y segundo porque “DANIEL CRAIG” jajaja

Fue una sorpresa bastante agradable el cómo se filmó en el centro de la Ciudad de México, resaltaron la hermosura de los edificios, no nos hicieron ver como un pueblo bicicletero y además hicieron una fiesta de día de muertos que ya quisiéramos nosotros se realizara aquí en el DF ¡jajaja! Coyoacán más o menos le llega, pero lo mostrado en 007 es para decirle a Mancera y futuros jefes de gobierno “Oye, eso está padre, deberías hacerlo” (no va a faltar quien me diga que “pan y circo”). También espero que con esto no se engañe a los turistas haciéndoles creer que así se celebra en el Zócalo cada año.

En fin, me gustó mucho Daniel Craig, digo, la película, la película 🙂

Captura de pantalla 2016-02-18 a la(s) 22.28.11.png

Foto: Yahoo Noticias

En 1998

Acabo de ver una película NO VEN TE RÍ SI MA, sí, en Netflix jojojo.

La película se llama SLIDING DOORS (1998) que en español le pusieron “Si yo Hubiera” protagonizada por la flaquísima Gwyneth Paltrow (que a lo mejor y en esos tiempos era novia de Brad Pitt) y nos relata una historia y su versión “alterna”. Una chava llega tarde a su trabajo, donde se ve que sus colegas y jefe ya están hartos de ella, entonces; al descubrir que se llevó unas botellas de Vodka para su fiesta; la corren por robo. Bajando en el elevador rumbo a su casa se le cae un arete y un muchacho lo recoge y se lo da, llega al metro y pierde el tren. Ahí es donde comienza el ¿Y si hubiera alcanzado a abordar el tren, qué hubiera pasado? Para esto el novio le está poniendo el cuerno durísimo con la ex novia (¿Dónde he escuchado esas historias?) y en la versión alterna, donde ella alcanza a tomar el tren pues lo encuentra en pleno kuiki kuiki y manda a volar al novio, en esa versión se enamora del muchacho que le ayudó a levantar el arete en el elevador. En la otra versión, ella no alcanza el tren y debido a un descarrilamiento (como los de la línea dorada o Pantitlán no creo) pues tienen que buscar otro transporte y ya no hay servicio. La intentan asaltar, la golpean, termina en el hospital y ya para cuando llega a su casa la amante del novio se ha ido entonces todo es felicidad…

Nirvana

No les voy a contar más de la peli, pues esa no es mi idea, aquí fue recordar cómo vivíamos en los noventa, sin internet, sin celulares y sin redes sociales. Cómo en los noventa teníamos que esperar la llamada de alguien en casa y si esa persona decidía no llamarnos pues no había cómo saber lo que estaba haciendo. Aquí es cuando agradezco que mi adolescencia haya sido en esas épocas así que no ha quedado grabada en ningún lado jajaja. Fue bonito recordar cuando disfrutábamos los atardeceres acompañados de alguien especial sin las ansias de estar revisando nuestras redes sociales cada cinco minutos, cuando la música nos gustaba porque era buena y no porque nos tocaban la misma canción cada 5 minutos (como en la película de Lego)

Yo en 1998 estaba entrando a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, después del exámen de admisión me sentí ñoñísima al ser aceptada. Usaba zapatos de plataforma y también estaba flaquísima como Gwyneth, pero ¿Quién no estaba flaco en los noventas? En ese año aprendí la mayor parte del inglés que uso hoy en día para trabajar. Muchas cosas pasaron en 1998 para mí.

uno

Les dejo unas canciones que me gustaban ese año:

Veronika decide morir #RetoBlog

Ajam, la película. Porque entre el trabajo, la escuela, la casa y dos niños pues eso de la lectura es tan fácil como ver un ovni haciendo figuras en los pastizales de Texcoco.

Entré a Netflix y ahí estaba asi que dije ok, vamos a verla.

No, no, no. Me dormí tres veces por lo que me tardé como 4 horas en medio terminarla.

Trata de una chava que de la nada intenta suicidarse con pastillas y acaba en el psiquiátrico. Le dicen que debido a los medicamentos pues su corazón está dañado así que debe seguir siendo inyectada para vivir un poco mas.

La historia o la idea de la historia puede que no fuera tan mala, pero las pobres actuaciones de Sara Michelle Gellar y su poca convicción de estar deprimida y querer morir lo hace ver como un suceso equis.

Para quienes no conocen la depresión les cuento que se siente como un hueco en el pecho que puede hacer que llores interminablemente, que comas hasta reventar o que no comas nada (ojalá me hubiera dado la segunda y no la primera xD), quieres quedarte en tu cama a dormir por meses y rara vez alcanzas el éxito en algo porque nunca estás motivado. Aquí Cohelo nos pinta a una chava guapa, exitosa pero con depresión así, nomás.

Cohelo dice en su libro/ película que la depresión se quita enamorándose y eso me recuerda a lo que Habermas dice (y tan mal que me caía Habermas): “Lo único que puede romper el círculo de la depresión es la aparición de un otro que nos saque del ensimismamiento. ” y así ella, se enamoró de otro de los locos del hospital y se curó, ambos se curaron.

Final de historia rosa: “El amor lo cura todo”

Mñeh! Jajajajaja

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_1023.jpg

Interestelar, no apta para cardiacos

Sobre advertencia no hay engaños y si a mí me lo hubieran advertido me hubiera tomado doble dosis de ansiolítico antes de ver esta película ¿Por qué?

Haciendo a un lado las teorías de la física que vimos en la prepa entre si están bien o están mal (si es que nos acordamos bien de ellas) esta película nos lleva por emociones que van desde el confort aquí en la tierra, llorar para los que tenemos hijos (y bueno, ya saben que en las películas soy harto chillona) además de contener la respiración, cerrar los puños, apretar la mandíbula y sentir ese hoyo en el estómago mientras toda una serie de sucesos van tomando forma en esas TRES HORAS de película.

La película nos habla de un futuro en la tierra donde nos hemos acabado los recursos naturales a tal grado que lo normal en una tormenta no es que sea de agua, si no de arena/tierra. Los seres humanos, habituados a ellas cargan con cubrebocas y máscaras especiales para poder respirar a través de ella. Es muy normal que la gente ahora muera de cáncer debido a que han decidido dejar de usar la tecnología, para regresar al puro estilo agricultor y tratar de salvar a una humanidad que comienza a morir de hambre; lo peor, es que las cosechas comienzan a ser atacadas por una plaga debido a la falta de oxígeno en nuestro planeta. Sí, todo se está yendo al carajo.

Entonces un padre de familia, ex astronauta/piloto de la NASA es llevado por unas señales que le da su hija menor llamada Murph (un poco de humor negro para la Ley de Murphy) y llega a una base secreta de la NASA donde han lanzado excursiones al espacio para tratar de encontrar un lugar donde los humanos puedan vivir fuera de la tierra. Y pues clásico en las películas gringas resulta que el jefe de la base y él se conocen de tiempo atrás y el jefe le dice al protagonista que por su familia vaya a buscar un planeta donde puedan vivir y acepta irse, lo bueno es que salvará a la gente en la tierra ¿lo malo? Es que no sabe cuándo va a regresar ¿lo feo? Es que probablemente, si regresa, puede que el tiempo haya avanzado tanto que sus hijos ya ni siquiera estén vivos.

Y ese fue mi estrés toda la película, ni siquiera sentí las tres horas de historia pero eso sí, salí con un dolor de cabeza que ni dios padre pudo quitarme en dos días jajaja. Por eso insisto, tomen ansiolítico.

La recomiendo bastante para aquellos que gustamos de la ciencia ficción, el fin de la humanidad y la esperanza de que a pesar de todo seguiremos en este universo.