Son chin..deras

Si hay algo que me molesta de sobre manera es que jueguen con mi tiempo, que en mi caso, al ser freelance, también significa dinero.

Ayer en el transcurso del día, haciendo mis citas para dar asesorías de pensiones y fondos de inversión para el retiro me salió un prospecto que me dijo ¿puedes hoy a las 7:30? Y después de conseguir niñera le dije, va, te veo 7:30 en Reforma.

Salí de esta su casa suya de ustedes a las 6 de la tarde para llegar con tiempo suficiente, pues nos llovió, se inundó Insurgentes a la altura del WTC, hubo marcha en Reforma, hubo corte en la línea del metrobús, la lluvia se metió al metrobús, en fin, toda una travesía, pero eso a mí no me detiene cuando de trabajo se trata.

Total, a las 500 llego al lugar de la cita, el chavo este me recibe en la puerta, me dice vente y ahí voy, normal, cuando de repente entramos en un salón con mucha gente a quien estaban invitando a un multinivel; mi reacción fue:

Captura de pantalla 2016-07-01 a la(s) 11.36.02.png

  • ¿Qué es esto?
  • “Te va a gustar mucho, vas a ver”
  • “Oye, no, yo vengo a darte una asesoría para ahorrar para tu pensión, no a esto”
  • “Entra, mira que te conviene”
  • “Pero yo vengo a otra cosa”
  • “Sí, acabando esto lo platicamos, ven, siéntate”

Total que fue tanto el shock que estuve tres minutos sentada. Me levanté y cuando iba rumbo a la puerta me dice, sin descaro “¿Pero por qué te vas?” En mi mente chingatumadre “No tiene vergüenza” pero le respondí:

  • A lo mejor y estás chavo en esto de las ventas y es la primera vez que estás emprendiendo, pero no se trata de traer a la gente con engaños. Es una falta de respeto jugar con el tiempo de la gente, yo vengo aquí por trabajo porque mi profesión es ver que tu futuro esté asegurado. Me hice DOS horas de camino, me mojé, me aplastaron porque me importa el bienestar de la gente y tú me sales con esta tomada de pelo, discúlpame, pero yo me voy, las cosas no se hacen así.

Puso cara de perro regañado y me dijo: “Tienes razón, discúlpame”

Porque, MANES, somos vendedores, no juguetes de nadie. Nuestro tiempo es tan valioso como el de cualquier ser humano.

Sobre todo, las ventas JAMÁS deben de realizarse en base a engaños, las ventas son un acto de ayudar al prójimo a resolverle una necesidad, si un producto es más barato que el tuyo, tienes que destacar los beneficios de comprar/contratar contigo, pero jamás mentir.

Y bueno, así damos inicio a un nuevo semestre, una nueva oportunidad para conseguir todas las metas que nos propongamos.

¡Éxito a todos y que los multiniveles no nos hagan caer! JAJAJA JAJAJAJA

Captura de pantalla 2016-07-01 a la(s) 11.43.08.png

Anuncios

Ser vendedor #RetoBlog

Ser vendedor cuando aún no estás preparado emocional ni mentalmente puede llevarte a un punto de quiebre donde cuestiones tu existencia, tus capacidades e incluso, si no eres lo suficientemente fuerte incluso abandones tus sueños de ser tu propio jefe pues el confort y la estabilidad que te da la quincena Godín es a lo que la mayoría de la gente aspira, se preparan, estudian muchísimo y tener un puesto “seguro” en X compañía no se compara con morirse de hambre esperando recibir una comisión que tal vez nunca llegue…

Cuando uno se dedica a ventas y está iniciando siempre viene la pregunta: “¿Por qué no te buscas un trabajo de verdad?” 


¿Qué mayor realidad que salirte a la calle a vender todos los días poniendo tu hermoso rostro para exponerse a los rechazos, los plantones, los rayos UV, el tráfico, las marchas, el elevador que no funciona y tu cita es en el séptimo piso… Cuando amas lo que haces, subes cada escalón con alegría porque SABES que vas a cambiar la vida de esa persona, que le vas a dar el verdadero valor a su dinero por tu producto o servicio, porque te gusta tanto tu trabajo y la compañía que representas o incluso tu propia compañía que no hay dudas dentro de ti que den paso a las objeciones más frecuentes, las cuales en general son “miedos”, miedo de salir de la zona de confort con ese plan de ahorro, miedo de comenzar una rutina de ejercicios, miedo de solicitar ese crédito para comprar la casa de sus sueños, miedo de comprar ese coche que le encanta… Nosotros estamos ahí, no para venderles lo que se nos da la gana, si no para ayudarlos a alcanzar sus objetivos de un modo agradable, la profesión de ventas (pero de los vendedores buenos) es hacer que la gente sea feliz con lo que acaba de adquirir. 

¿Por qué no me consigo un trabajo de verdad? Porque no hay mejor realidad que esta. Ver sus caras felices, no sólo cerrar una venta si no abrir una relación con el cliente. 

Pero esto solo es para los que están locos, los que aguantan muchos NO por obtener un sólo sí. 

Esos, son los que hacen que el mundo de los negocios gire. 

Esa delgada línea #RetoBlog

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 14.18.32.png

¿Quién no ha tenido algún jefe o cliente insoportable?

De esos que te hacen sentir enojo, ansiedad, frustración. Muchas veces decimos: “Pues es que es mi jefe/cliente y pues ni modo que renuncie o le conteste”

Pero ¿saben qué? Está en nosotros decidir si queremos seguir viviendo con esa ansiedad que nos provoca un día más soportando a esta persona o decirle muchas gracias, ya no quiero trabajar contigo.

¿Sabían que la mayor parte de las renuncias ocurren por culpa de un mal jefe? De esos pesados que hacen la vida de cuadritos a más de uno.

Ojo ahí ,si eres jefe y notas que tienes mucha rotación de personal.

Porque en esta vida se viene a gozar, a estar contentos con el lugar donde trabajamos y con lo que realizamos. No a soportar gritos y humillaciones.

Se los digo por experiencia, todavía muchos agentes nuevos nos ponemos de tapetes ante clientes súper groseros con tal de no perderlos, pero hay límites.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 14.35.39.png

Yo despedí a una clienta porque me dijo muchas groserías, resulta que su proceso para recuperar el dinero estaba tardándose gracias a que ella no me daba unas radiografías que eran necesarias porque “las tiró a la basura”, no bueno, me dijo hasta de lo que me iba a morir (yo con ganas de decirle “¿yo quéee?, yo no fui quien tiró las radiografías”), que había pagado muchísimo por las pólizas contratadas y que seguro hice el negocio del año con ella, tranquilamente le dije, mire, es un requisito, no puedo hacer más si no me da esos documentos. Hagan de cuenta que dije “¡Por el poder de Satán yo te invoco!” JAJAJA y se puso peoooor la cosa. Como soy de esas personas que creo que los empleados somos la cara de la empresa que representamos no le respondí del mismo modo. Simplemente cuando me dijo que JAMÁS volvería a trabajar conmigo porque era la peor agente de seguros y que mejor me dedicara a otra cosa (es el resumen, sin groserías) le dije, “Yo muy feliz de no volver a trabajar con alguien como usted, la verdad.” Al final, con todo y que fue una nacaza, logré devolverle su dinero ¿y creen que agradeció, me recomendó, algo? No. Pero me sentí muy aliviada de hacer lo correcto y dejar de trabajar con alguien así, sí, es perder comisión, pero es ganar tranquilidad en esta vida.

*Suspiro*

Jamás me arrepentiré de darme mi lugar, de darle el lugar a la compañía que represento y que sepa que trabaja con personas, no con máquinas. En el pedir está el dar.

Y pues ahora ando buscando clientes, pero clientes felices, educados, que sepan decir por favor y gracias, gente culta, leída, o no, pero con principios y ética. No a Lola la trailera JAJAJAJA

¿Ustedes han tenido alguna experiencia similar?

 

Los malos agentes de Seguros #RetoBlog

Hace unos días una persona me comentaba que todas las aseguradoras hacen fraude, que toman tu dinero y cuando necesitas el servicio pues… No pagan.

Y le creí, porque sí, eso puede suceder.

Pero no porque las aseguradoras sean malas ni pretendan quedarse con el dinero de la gente como aquellas cajas de ahorros que defraudaron a miles de mexicanos, no, lo que pasa es que esas personas “defraudadas por las aseguradoras” lo más probable es que hayan tenido un Agente de Seguros MALO sí, así con negritas y con rojo; les explico el por qué.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 12.35.44.png

Los agentes de seguros certificados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, que tomamos un curso para pasar ese examen pesadísimo, pagar el examen, la cédula y además un seguro de Responsabilidad Civil pues estamos haciendo una inversión en nuestro negocio que obviamente, queremos ver de regreso. A nuestro ROI (retorno de inversión) se le llaman COMISIONES, sólo de eso vivimos, de que la gente decida comenzar un plan de protección o de ahorro para el futuro. Y como todo en esta vida hay agentes que buscan la comisión antes de su MISIÓN. Esos son los que con tal de venderte lo que sea bajan el precio del producto quitando muchas coberturas dejando casi las imposibles que lleguen a suceder o en caso de seguro de coche te están vendiendo una responsabilidad civil como un seguro completo para auto y en caso de robo o pérdida total obviamente esa parte no te la van a pagar y entonces ¿qué pasa? Pues las ASEGURADORAS son un fraude.

Los buenos agentes tenemos que platicar con la persona, conocer sus necesidades y sus posibilidades de pago, saber qué compañía encaja con sus características y cubrir el riesgo. Esto es como un traje a la medida. Aunque hay gente ya tan viciada por el “Es que está muy caro” que no llegan a ver el Costo – Beneficio de una póliza y justo esa es nuestra chamba, por la cual les repito, no nos pagan hasta que el prospecto adquiere una póliza.

Captura de pantalla 2016-06-13 a la(s) 13.11.56.png

Y como agente debes de aguantar vara el dar varias asesorías para que al final la persona diga que le firmó a otro agente para que ya lo dejara en paz, al fin que pues gracias a uno entendieron perfectamente cómo funcionaba el producto. Y luego ¿qué pasa? Terminan llamándonos a nosotros porque su “agente” ya no les contesta. Amigos, eso da mucho coraje en nuestro sensible y hermoso interior, pero igual damos el servicio porque somos buenas personas y porque aún creemos en el poder de la recomendación de boca en boca.

Los malos agentes de seguros van a buscar venderte una póliza sí o sí, aunque le digas que es muy cara, aunque le digas que no crees en la compañía, aunque quieras revisar otras opciones. Los buenos agentes te van a acompañar en el proceso de compra, elegir la mejor opción, comenzar con un monto más bajo e ir revisándolo año con año para que sientas tranquilidad al contratar tu póliza en lugar de sentir ansiedad, para que al pensar en tu póliza sólo sean cosas buenas y no tronarte los dedos pensando ¿cómo la vas a pagar este año?

Los malos agentes abundan, los buenos son más difíciles de encontrar pero si encuentras uno, no lo dejes ir.