Más allá de los sueños, realidades…

Todo comenzó una tarde de sol en el tercer trimestre del 2010. Ahí estaba yo, comiendo sola en Burguer King, ese, junto al World Trade Center; cuando de pronto frente a mí y sin posibilidades de esconderme entró ella, la culpable de encender la chispa para retomar y terminar este sueño que estoy a punto de alcanzar. 

Trix, como el cereal.

Conocidas de la primaria, de hecho yo tenía algo de rechazo hacia ella pues me hicieron pensar que era malvada, como las brujas de los cuentos. Seguro soy malvada y bruja yo también porque hicimos click en un segundo y esa comida de una hora se convirtió en dos horas y media. 

Nunca se me va a olvidar mi pregunta ¿A poco te pagan por estar en Facebook y en Twitter? ¿Eso cómo se llama? ¿Qué tengo que hacer? 

Corte A, en Julio de 2011 me inscribí para terminar la carrera de ciencias de la comunicación ya con el objetivo bien claro de que lo mío, lo mío, lo mío es el Social Media. Así se le llama a mi amor por la comunicación Digital.

Gracias al apoyo de mi papá y de mi marido (en ese entonces, aún mi novio) comencé clases, lo más difícil era levantarme a las 5:50 am EN SÁBADO para ir a la universidad, Diooooos ¿Por quéeeee? JAJAJAA

Con el tiempo se fue convirtiendo en rutina, ve a la oficina en GNP, sales, te vas a clase a San Rafael de ahí a tu casa en el sur, una y otra vez. Me salí de GNP y comencé a trabajar en Social Media, es lo más emocionante ue he vivido, mariposas en la panza, emocion en cada proyecto.

22 de Diciembre de 2011 me casé, para julio del siguiente año estaba embarazada, mareos, ascos, vómitos, todo lo que le puede dar a una embarazada me dio por lo que en Octubre de 2012 casi vi destruidos mis sueños pues tuve que dejar las clases, pero lo que más feo sentí fue dejar a Chofis ahí, sin su compañera de equipo. Con Chofis trabajé increíble, era como si nos conectáramos a la Matrix para trabajar igual y tener la misma visión en los trabajos en equipo. Par de ñoñas jijiji.

Nace mi bebé en 2013 y oooh si el amoooor, pero mi papá, quien ha estado conmigo en todo este camino me dijo, cuando estés lista para regresar avísame y regresas a estudiar. Así que en febrero de 2014, ya con dos chamacos y un trabajo de tiempo completo dije “va, me aviento” sólo que ahora me fui a Tlalpan para no cruzar toda la ciudad en sábado por la mañana.

Qué horror, qué cansancio. Me rompí un pie a causa de las lluvias, seguí yendo con todo y yeso (rezando para no caerme en muletas y romperme el otro pie) ya que estaba curada, en Diciembre las alergias agravaron mi sinusitis que me envió al hospital varias veces, hasta hace un mes que acabó en operación. Pero no dejé de asistir a clase, tengo una idea bien fija en mente y esa es dedicarme, conocer, manejar, ser experta en el Social Media, del cual también le agarré haaaaaarto amor al marketing y a la psicología. 

Si hoy estoy terminando este sueño es gracias a mi papá y sobretodo a mi esposo quien ha estado conmigo a cada paso, cuidando niños, llevándolos al doctor para que yo no falte a clases o a trabajar, preparando mamilas, dando cenas, mientras yo necesitaba espacio para estudiar o hacer tarea. El día de la graduación no pude evitar llorar al abrazarlo después de recibir mi diploma, pues sin su ayuda yo no estaría donde estoy ahora. Soy bendecida y doy gracias por ello.  

Soy bilingüe (hablo inglés casi al 100%), quiero aprender Chino Mandarín, ya casi soy licenciada, pero no tengo trabajo de lo que me apasiona porque antes que nada soy madre. Sí, el Social Media es celoso de tu tiempo, la gente nunca deja de hablar, de comunicarse.

Ahora estoy en proceso de conocerme a mí misma y de decidir qué rumbo tomará mi vida…

  

El Recuento de los Daños

– Aceptando lo que soy y hacia donde me quiere llevar la vida, ¿cuál es mi propósito aquí?   

Por fin se acabó esta agobia de tres meses. Meses donde aprendí que soy mas fuerte de lo que pensaba, porque cualquier otra persona ya hubiera acabado en el Fray Bernardino. 

Pfffff!!!

Volver a Comenzar

Lo que pasa cuando te aguantas a decir lo que querías decir durante meses, es que cuando ya tienes la oportunidad de expresarlo es demasiado tarde.

Me despidieron a finales de enero, porque uno de los directores y bueno, al final varios directores ya no fueron requeridos para estar en México y por consecuencia tampoco se necesitarían traductoras/asistentes a finales de marzo. Yo tuve suerte y mi contrato se alargó hasta abril. Por otra parte, me ofrecieron la oportunidad de iniciar mi propio negocio siendo agente de seguros y con el tiempo gerente de ventas para una compañía muy grande y de renombre internacional, de la cual, afortunadamente, sé cómo se maneja desde “sus adentros”; no cualquiera cuenta con ese privilegio y por ello tiene la seguridad que lo que estás ofreciendo es muy bueno.

 Al principio ya saben, uno lo ve como lo peor que te puede pasar en la vida y que ahí terminó todo. Pero ahora que formalmente ya firmé la renuncia y no me estoy aferrando a nada se siente como volver a empezar. Como aire fresco en un día de mucho calor, así, rico pues.

Tuve una operación de sinusitis que realmente es molesta en la hora de la recuperación. Que te hinchas de la cara y no puedes ni abrir los ojos, que no puedes salir al sol porque con el parche y los morenotes quedas bicolor, no puedes comer pues al ponerte el tubo para respirar alomejor y te hicieron un desgarre en la garganta, te duelen los dientes porque de ahí abrieron para entrar a tus senos paranasales, te duele la nariz porque te rompieron el tabique para acomodarlo. En fin, haz de cuenta que te atropelló el metrobús y después de eso vino una aplanadora a rematarte. Pero tres semanas y dos días después, sin férulas ni moretones les puedo decir que ya me siento bien PERO tengo mil pendientes que hacer.

Por ejemplo, en seis días es mi graduación de universidad (sí, ya en junio la termino YEEEEI!) y no tengo vestido, zapatos, es más, ni siquiera he hecho la cita para ir con mis adoradas niñas del manicure. Tampoco he comprado nada de vestuario para mis hijos que me van a acompañar ese día tan especial al igual que toda mi familia.

Pendientes de la escuela de los chamacos, ahora sí tengo tiempo de entregar todo lo que han pedido y que ellos deben…

Por otro lado, debo “Reencontrarme a mí misma” sí, es una frase muy trillada, pero estoy muy confundida con la propuesta de ser agente. Sí quiero, pero al mismo tiempo amo las redes sociales, sé mucho sobre ventas y sobre administración y ahorro para el retiro. Quiero juntar todo eso en una sola idea que me sirva para el resto de mi vida.

  
Asi que he decidido tomarme un AÑO sabático… Bueno, esperen, vivo en México. He decidido tomarme UN MES sabático para arreglar mi desmadrito laboral y emocional. Escribir, escribir mucho. Pensar, aterrizar ideas, llamar a mis contactos y colegas. Pero sobretodo, esta vez sí hacerle caso a los doctores y entrar a las clases de yoga (ajam, por orden del psiquiatra, el neurólogo y la terapeuta y yo toda mona, no hice caso). Reactivar mi vida social, no saben cómo extraño a mis amigos. La maternidad, el trabajo y la escuela me absorbieron mucho al grado de considerarme a mi misma una amargada, ajá hasta yo digo ok estoy aburrida y amargada jajaja.

Continuar con el blog, contarles de las películas que voy a ir a ver y sobretodo quiero que me acompañen en esta decisión de vida, que hoy día le agradezco a Seguros Monterrey New York Life, yo solita no hubiera decidido esto pues es más cómodo esperar una quincena tras otra y dejar que los sueños grandes se vayan desmoronando. Mil gracias por lanzarme al agua para aprender a nadar y sobretodo para recordarme que mis sueños son tan grandes que no debo dejarlos ir por nada del mundo. Gracias.

Y así, muchachones, es como empieza un nuevo capítulo lleno de aventuras. Nuevamente a visitar clientes, conocer personas y lugares, morir en el tráfico jajaja. Definitivamente como me dijo un asesor cuando le pregunté “Oye, qué fue lo que te hizo decidirte a tomar esta carrera?” Y me contestó, bueno pues “Ya son muchas llamadas a misa y tenía que intentarlo” así que hoy me uno a esos feligreses que escuchan el llamado y pues no es por nada que desde el 2004 ande yo en aseguradoras o empresas financieras. Este año que estuve capacitando agentes junto con mi jefe más bien me ha servido para capacitarme a mí misma y sentirme más segura.

Sólo me falta creermela…