#SiYoFueraRica #RetoBlog

Una de las cosas más difíciles en este mundo es decir abiertamente me gustaría hacer esto o aquello sin que los demás te digan cosas como: “¡Eso no se Puede!” “¡Nunca tendrías éxito!” “¡No te arriesgues, ya tienes un trabajo seguro!” y de ahí nosotros comenzamos a decir, no puedo, es muy arriesgado, nunca he tenido éxito etc, etc…

Asì que hoy les voy a contar mi sueño

Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 10.56.00 Ambas cosas me fascinan y si tuviera el tiempo (y el dinero para aguantar el tiempo de no percibir un peso y estar en cursos) estoy segura que sería muy buena en ello. Tengo una idea bien clara de cómo quiero mi pastelería donde en vez de sólo comprar tu pastel puedas ir a comer uno, sin tener que esperar a un cumpleaños o así.

Por lo pronto les comparto algunas fotos de lo que sería mi sueño hecho realidad…

Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 10.50.53 Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 10.54.01 Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 10.54.33Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 11.03.31Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 11.04.50Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 11.04.31Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 11.09.55Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 11.10.10Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 11.11.20Captura de pantalla 2015-01-16 a la(s) 11.13.19

Anuncios

He de confesar que yo era de esas personas que pensaban que los Gringous eran presumidos, prepotentes y que hacían poquita cosa a los mexicanos. Llevo 9 meses trabajando directamente con gente americana y he comprendido por qué ellos son potencia y nosotros ps, ps no…

Para empezar, para ellos dar su palabra es un pacto de honor, no como los mexicanos que prometemos y a la mera hora no hacemos ni madres.

Si te citan a las cinco, es a las cinco (o unos minutos antes, de preferencia) nada de hacer esperar a la gente y mucho menos decir nos vemos a las 5 para llegar 5 y media, eso simplemente es como una mentada de madre, literal. Igual cuando les cambias una cita de un día a otro.

Aprecian que la gente se esfuerce y se supere, nada de envidias pendejas. Si quieres tener cosas buenas, trabajale y no esperes milagros.

Se dan a entender re bien con los choferes y taxistas. Y aprendí con ellos que el lenguaje a señas es realmente el lenguaje universal.

Tu hora de salida es a las cinco a menos que algo extraordinario o urgente se aparezca. Pero igual tu hora de entrada es unos minutos antes, no dos horas después.

También comen tacos, pan de dulce, Chile y pozole.

Para mi hubiera sido más difícil aprender español si mi lengua materna hubiera sido el inglés.

La familia es lo más valioso que podemos tener.

Y así les puedo decir muchas cosas buenas de ellos, pero lo haré cuando conozca mucho mas. Por ahora sólo quería compartirles que ellos son muy buenas personas, trabajadores y cero burocracia. Amo trabajar con ellos ¡de verdad!

PD: hoy fue su primer día de Rosca de Reyes, a uno de ellos le salió el Beibi Yisus, fue muuuuuy divertido y de muchisimas risas. Creo q les gustó nuestra tradición (y el pan de la rosca).

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_1081.jpg

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_1085.jpgsumí

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_1088.jpg

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_1084.jpg

Hacerse Rosca #RetoBlog

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_1052.jpg
¡Nada como una buena rosca para culminar el Guadalupe – Reyes!

Les juro que nunca antes me había dejado llevar por el deseo de la GULA, no por llevar una dieta, no, esas son cosas del demonio y mi metabolismo era mi amiguísimo. Pero este año desde el primero de Diciembre le entré con singular alegría a todas las calorías que se me pusieron enfrente; desde la crema batida en mi café de temporada favorito, hasta el arroz y papas en el consomé (¡Ayyyt! La tripa me rugió) comí pastel, flan, tacos, pizza, pasta, tomé refresco y recalentado hasta que no hubiera un mañana.

Hoy culminé con la rosca…

Y es que el pan típico mexicano es delicioso, bien lo dice la esposa de mi jefe: “All in Mexico is sweet” haciendo referencia al pan dulce.

Ñom ñom ñom es todo lo que les puedo decir hoy de esta deliciosa rosca acompañada de su bien merecido chocolate abuelita, chopeada y todo, porque así es.

¡Mmmmmmmh!

Mañana a la dieta, porque tuve diabetes gestacional y porque mi metabolismo me dejó de hablar ahora que cumplí 35… ¡Osh!

En 1998

Acabo de ver una película NO VEN TE RÍ SI MA, sí, en Netflix jojojo.

La película se llama SLIDING DOORS (1998) que en español le pusieron “Si yo Hubiera” protagonizada por la flaquísima Gwyneth Paltrow (que a lo mejor y en esos tiempos era novia de Brad Pitt) y nos relata una historia y su versión “alterna”. Una chava llega tarde a su trabajo, donde se ve que sus colegas y jefe ya están hartos de ella, entonces; al descubrir que se llevó unas botellas de Vodka para su fiesta; la corren por robo. Bajando en el elevador rumbo a su casa se le cae un arete y un muchacho lo recoge y se lo da, llega al metro y pierde el tren. Ahí es donde comienza el ¿Y si hubiera alcanzado a abordar el tren, qué hubiera pasado? Para esto el novio le está poniendo el cuerno durísimo con la ex novia (¿Dónde he escuchado esas historias?) y en la versión alterna, donde ella alcanza a tomar el tren pues lo encuentra en pleno kuiki kuiki y manda a volar al novio, en esa versión se enamora del muchacho que le ayudó a levantar el arete en el elevador. En la otra versión, ella no alcanza el tren y debido a un descarrilamiento (como los de la línea dorada o Pantitlán no creo) pues tienen que buscar otro transporte y ya no hay servicio. La intentan asaltar, la golpean, termina en el hospital y ya para cuando llega a su casa la amante del novio se ha ido entonces todo es felicidad…

Nirvana

No les voy a contar más de la peli, pues esa no es mi idea, aquí fue recordar cómo vivíamos en los noventa, sin internet, sin celulares y sin redes sociales. Cómo en los noventa teníamos que esperar la llamada de alguien en casa y si esa persona decidía no llamarnos pues no había cómo saber lo que estaba haciendo. Aquí es cuando agradezco que mi adolescencia haya sido en esas épocas así que no ha quedado grabada en ningún lado jajaja. Fue bonito recordar cuando disfrutábamos los atardeceres acompañados de alguien especial sin las ansias de estar revisando nuestras redes sociales cada cinco minutos, cuando la música nos gustaba porque era buena y no porque nos tocaban la misma canción cada 5 minutos (como en la película de Lego)

Yo en 1998 estaba entrando a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, después del exámen de admisión me sentí ñoñísima al ser aceptada. Usaba zapatos de plataforma y también estaba flaquísima como Gwyneth, pero ¿Quién no estaba flaco en los noventas? En ese año aprendí la mayor parte del inglés que uso hoy en día para trabajar. Muchas cosas pasaron en 1998 para mí.

uno

Les dejo unas canciones que me gustaban ese año:

Veronika decide morir #RetoBlog

Ajam, la película. Porque entre el trabajo, la escuela, la casa y dos niños pues eso de la lectura es tan fácil como ver un ovni haciendo figuras en los pastizales de Texcoco.

Entré a Netflix y ahí estaba asi que dije ok, vamos a verla.

No, no, no. Me dormí tres veces por lo que me tardé como 4 horas en medio terminarla.

Trata de una chava que de la nada intenta suicidarse con pastillas y acaba en el psiquiátrico. Le dicen que debido a los medicamentos pues su corazón está dañado así que debe seguir siendo inyectada para vivir un poco mas.

La historia o la idea de la historia puede que no fuera tan mala, pero las pobres actuaciones de Sara Michelle Gellar y su poca convicción de estar deprimida y querer morir lo hace ver como un suceso equis.

Para quienes no conocen la depresión les cuento que se siente como un hueco en el pecho que puede hacer que llores interminablemente, que comas hasta reventar o que no comas nada (ojalá me hubiera dado la segunda y no la primera xD), quieres quedarte en tu cama a dormir por meses y rara vez alcanzas el éxito en algo porque nunca estás motivado. Aquí Cohelo nos pinta a una chava guapa, exitosa pero con depresión así, nomás.

Cohelo dice en su libro/ película que la depresión se quita enamorándose y eso me recuerda a lo que Habermas dice (y tan mal que me caía Habermas): “Lo único que puede romper el círculo de la depresión es la aparición de un otro que nos saque del ensimismamiento. ” y así ella, se enamoró de otro de los locos del hospital y se curó, ambos se curaron.

Final de historia rosa: “El amor lo cura todo”

Mñeh! Jajajajaja

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_1023.jpg

Me asusta pero me gusta

No, no es lo que se imaginan. Hablo del 2015. Viene un año que es de cerrar ciclos y hay algo bien constante en mi vida es que siempre dejo todo a la mitad, por lo tanto, 2015 me aterra, porque debo cumplir, por mi y por mis sueños prometidos.

Hoy comencé dos retos, el primero #Reto365Fotos donde mi Alzheimer crónico debe abandonarme para no abandonar, además para darle vida de nuevo a mí Tumblr que está más empolvado que una constitución en casa de un diputado y el segundo es el que me trajo a este blog en primer lugar, el #RetoBlog.

Mi único propósito en 2015 es terminar aquello que empecé, no dejar las cosas a mediad. Cosa que para mí está muy cabrowns.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/f86/76051149/files/2015/01/img_0952.jpg