¡Ya nos cayó el chahuistle!

Hoy en la mañana me descubrí utilizando esta expresión cuando mi marido descubrió mis planes de salir mañana a la calle SOLA, sin ayuda y dije: “Ya me cayó el chahuistle” haciendo alusión a decir – Chin, ya me cacharon en el plan de salir sin ayuda jajaja.

Y bueno, ¿de dónde viene esta tan folklórica expresión que (en mi caso) aprendí en la tele, viendo las películas mexicanas? Pues ya saben, como buena comunicóloga no me podía quedar con la duda y me puse a investigar en Google (recuerden que no puedo salir por mi fractura de pie, así que es lo que tengo a la mano).

Chahuistle

Resulta que el Chahuistle es una plaga, como un escarabajo pequeño y gris que le cae al maíz y se lo come echándolo a perder.

Otras fuentes dicen que es un hongo microscópico que ataca las hojas y los tallos del maíz, deja manchas en la planta.

En los tiempos de nuestros antepasados Chahuistli (en náhuatl) quería decir enfermedad del maíz y si hemos puesto atención a nuestras clases de historia, el maíz y el cacao eran como dinero en efectivo, por lo tanto, si a tus cultivos de maíz “Les caía el chahuistle” pues valía madre era una tragedia (como Godínez que recibe su quincena en Banamex).

Cuando llegaron los españoles a conquistarnos, no podían pronunciar chahuistli (como todo buen extranjero queriendo decir alguna de nuestras palabras), por ello comenzaron a llamarlo chahuistle y con el tiempo nosotros al hablar español le decimos igual.

Captura de pantalla 2014-10-16 a la(s) 13.44.33

Anuncios

Qué bonito es lo bonito

El día de hoy la RAE ha incluido el tuiteo en los diccionarios y eso me da mucho gusto.

Hace apenas cinco años la gente me decía que por qué perdía tanto el tiempo en las redes sociales si éstas no iban a llegar a ningún lado, es más, decían que para estas fechas ya no iban a existir y hoy, gracias en parte a los celulares con internet que te dejan “tuitear” desde donde quieras, es que esta red social ha crecido inconmesuradamente; más de lo que nos gusta a los tuiteros de la vieja escuela, pero en fin, todo tiene su costo.

En el 2012 ya se había hablado de que podíamos escribir, tuit, tuitear, tuiteros; sin que estas palabras nos hicieran caer en el horrible mundo de las faltas de ortografía. Pero hoy ya les podemos contestar a aquellos que duden: “Busca en el Diccionario” ñ_ñ

Captura de pantalla 2014-10-15 a la(s) 15.31.23

Now, what?

Captura de pantalla 2014-10-14 a la(s) 13.32.36

Todo era risa y diversión hasta que me llegó a la cabeza la obsesión de ponerle orden a mi blog, ya saben, hasta pareciera que sufro TOC y es por ello que he andado bloqueada este par de días.

Quiero hacer un blog especializado en qué

O hablar de diferentes temas ¿como cuáles?

Me gustan muchas cosas, la repostería por ejemplo, pero por ahora e casa no tengo horno por lo que no les puedo prometer nada.

Me gusta la música, comercial e independiente.

Me gustan las historias de fantasmas y ondas supernaturales.

Y me gusta crear historias.

A veces hago poemas.

O en veces, como ayer y hoy, que de plano mi cerebro dice “déjame”…

Una historia de fantasmas

Una historia de terror de la vida real…

The Heretic Hero Chronicles

llanto-nocturnoSucedió hace algún tiempo, cuando estaba haciendo mi servicio social. Corría el lejano 2005, era Noviembre, casi cerca de mi día de nombre (sic). La unidad donde estaba asignado estaba en una población rural, a los pies de la sierra Mixteca en el estado de Puebla. El cuarto donde dormía daba a la calle. Al frente la única iglesia del pueblo, a un lado un terreno baldío. Como es un municipio pequeño, sin comunidades “satélite” o rancherías sabia perfectamente cuantas mujeres embarazadas había, cuales estaban cerca de su fecha de parto y cuales ya tenían recién nacido. Y por esas fechas no había recién nacidos. Vaya, ni siquiera menores de 1 año. Eran cerca de las 2 am. Yo estaba terminando de hacer mis notas en el consultorio. Como es costumbre mía, tenia encendida la televisión de la sala de espera (aunque a esa hora solo pasan infomerciales y no…

Ver la entrada original 374 palabras más

Adiós Yeso

Este par de días he estado con un bloqueo mental impresionante. Es cuando dices ¡aaaaay, por eso se llama Reto Blog! Porque habemos personas que sí no estamos completamente solos, sin distracciones, nomás no escribimos. Así soy yo, estuve de aquí para allá, a medio caminar por mi yeso en el pie. Pensaba ¿qué voy a escribir? No se me ocurre nada. Y así sigo ¡Dios!
Así que hoy les vengo a presumir que por fin me quitaron el yeso, por fin ya puedo apoyar poquito el pie y ya veo ni recuperación más próxima.

IMG_1672.JPG

La Importancia de un Buen SoundTrack

Para mí ir al cine es casi una experiencia religiosa, si pudiera iría cada domingo, así como los católicos van a misa (y también los martes de 2×1 para miembros de club Cinépolis, los miércoles de 2×1 o jueves de 15% extra en la tarjeta del club, golazo, lo sé, pero me encanta ese cine).

En esta ocasión quiero compartirles cinco soundtracks que de plano me hicieron llorar o sentir mariposas en la sala de cine.

The Girl With the Dragon Tatoo (2011)

Es una historia basada en el libro: “Los hombres que no amaban a las mujeres”. A mi parecer una película llena de emociones profundas, a tal grado que acabando la película yo seguí llorando 30 minutos… ¡Ahí nomás!

Mi lloradera y abrir mi mente y corazón para esta película la lograron con la excelente adpatación de Immigrant Song de Led Zeppelin esta vez interpretado por Trent Reznor, Atticus Ross y Karen O.

Sucker Punch (2011)

Para ser honesta, a mí me llevaron a ver esta película a rastras, ¿Chavitas en mini falda tipo colegialas? Ninguna mujer en su sano juicio corre a verlas… A regañadientes estaba viendo el inicio de la película y comiendo palomitas cuando de pronto comienza a sonar esta canción…

Ayyyyy la piel se me puso chinita, las palomitas se me atragantaron, los ojos se me llenaron de lágrimas y dije: “Ok! Esta película me encanta!” Y sí, gracias al Soundtrack se convirtió en una de mis favoritas.

Dancer in the dark (2000)

Cuando la cosa ya no podía ponerse más deprimente, Bjork dice mira, agarra el dinero para que operen a mi hijo de la ceguera y a mí que me lleve el coco.

Lagrimeo de principio a fin, además esta película la vi en la Cineteca Nacional, cuando era una sala grandota grandota y créanme, el moqueadero era general. Una película HER MO SA que entendí mejor después del nacimiento de mi primer hijo.

Requiem for a Dream (2000)

Aquí sólo les voy a decir: “Mis niños, las drogas destruyen”, si tienen la suficiente fuerza emocional para ver esta película no se la pierdan, de verdad la recomiendo.

Ah! Y que Clint Mansell es un maestrazo de los Soundtracks.

Black Swan (2010)

Pues sí, soy niña y el ballet me encanta por lo que ahora en venganza de haberme llevado a ver Sucker Punch a huevo fuerza pues llevé conmigo al marido. Ay no, no, no ¡qué película, Dios mío! Típico que la mamá en su sobreprotección quiere cortarle las alas a su hija en el mundo del Ballet y la encierra para que no haga el protagónico. Pero la protagonista como buena adolescente se aferra a su sueño y desobedece a su madre aunque atrapada en el estréss psicológico de tener que ser la mejor y demostrarle a su madre que sí puede hacerlo su historia termina en tragedia.

Y lloras… (bueno, yo sí lloré, como en 4 de estas 5 películas)

El Soundtrack, otra vez a cargo de Clint Mansell se mezcla deliciosamente con las escenas de baile *lagrimea otro poco*

Obviamente hay muchos más, pero por hoy sólo les compartiré cinco de mis favoritos. La siguiente semana le seguimos…